Las calles de nuestras ciudades necesitan espacios destinados a la colocación de contenedores para residuos. Suelen ser zonas compartidas con el espacio habilitado para para el aparcamiento de vehículos, tanto si están  osbre la calzada como si se encuentran incorporados en las aceras. Si el contenedor "molesta", es fácil que sea desplazado de su lugar manualmente o impactando con el vehículo al aparcar.

También es frecuente que los contenedores sean soporte de carteles, pintadas y otros actos vandálicos , y que estén sucios debido al uso diario.

Las pantallas consiguen estacionarlos permanentemente en su lugar, protegerlos de pintadas y carteles y mantener la zona más limpia. En definitiva, mejoran y reducen su negativo impacto visual en el entorno de la ciudad.